Nuestra firma Bufete de Damas cuenta con un amplio elenco de abogados expertos y especialistas en divorcios contenciosos y de mutuo acuerdo en la provincia de Málaga.

El divorcio supone la ruptura o disolución del matrimonio y puede solicitarse una vez hayan transcurrido al menos tres meses después de la celebración del mismo.

El divorcio supone el cambio de estado civil de los dos cónyuges e implica la pérdida de los derechos de sucesión, pensión de viudedad, deberes de ayuda y fidelidad, prestación de alimentos, etc.

Asimismo, la comunidad de bienes gananciales, el uso del domicilio conyugal, custodia de los hijos o fijación de manutenciones o regímenes de visitas se ve rota con el divorcio, el cual puede llevarse de dos formas: de mutuo acuerdo o de forma contenciosa.

De cualquiera de los dos modos, se necesita de la ayuda de un abogado experto en divorcios en Málaga.

Cada año, en Málaga, hay miles de parejas (matrimonios o parejas de hecho) que se ven implicadas en crisis familiares de divorcio, un fenómeno social de gran calado.

divorcios Málaga
Cierto es también que el 70% de los procedimientos matrimoniales (separaciones y/o divorcios) se resuelven por el mutuo acuerdo entre los cónyuges, frente al 30% restante que prefieren ir a lo contencioso.

  • Divorcio de mutuo acuerdo o consensuado

Aquel en el que los cónyuges, además de deber estar conformes con el divorcio, acuerdan entre ellos las medidas que regirán las futuras relaciones familiares con respecto a los hijos, pensiones compensatorias y bienes del matrimonio. Todo ello se plasma sobre el convenio regulador.

  • Divorcio contencioso

Uno de los cónyuges quiere divorciarse y, por tanto, es imposible llegar a cualquier acuerdo.

También se produce cuando existe conformidad en el divorcio pero existen discrepancias con respecto a algunas o todas de las medidas que contiene el convenio regulador.

En este caso, es el Juez el que resuelve las discrepancias en relación a diferentes aspectos, imponiendo las medidas que él considera justas, teniendo en cuenta que tienen que ser beneficiosas para los hijos y equitativas para los padres.